Archive for 29 diciembre 2007

El reloj parado a las siete (Giovanni Papini)

diciembre 29, 2007

Bueno los que me conocen, saben que eventualmente solía enviar cuentos o textos que por algún medio solían llegar a mis ojos, y donde me encontraba en “resonancia” (esa palabra la estoy usando mucho ultimamente) con algunas ideas, pensamientos o reflexiones que se identificaban con algún sentimiento.

Muchos de esos mails quien sabe dónde estan guardados (en algún lugar seguro) y es por ese motivo que a medida que recuerdo alguno de mis relatos favoritos, trato de buscarlo y escribirlo en el blog para compartirlo con los lectores que puedan llegar aqui.

Pero obviamente estos recuerdos no vienen sólos, sino que vienen asociados a alguna cosa que vivi recientemente, o algo que me hizo recordar alguno de estos particulares cuentos. Y esta no es la excepción.

Llegaba a la oficina y me sorprendió ver un local que tenía en su vidriera una “cortina de relojes antiguos” (interprétese literalmente). Sinceramente no leí el cartel para conocer el nombre del local, ni de que se trataba, pero supongo que debe ser una relojería (o alguna casa de antigüedades). Obviamente tomé una foto con el celular que luego subiré. La cortina estaba acompañada, en el piso de la vidriera, por un “cementerio de relojes”, y la verdad que cualquier foto sería bastante impactante.

El cuento que me trajo a la memoria es el de Papini, y en este cuento encontré siempre una analogía con nuestra vida. Los momentos en que el reloj parado se encuentra en perfecta armonía con el universo, bien pueden ser los momentos de felicidad por los cuales los terrestres atravesamos, por fugaces que muchas veces sean. Espero que lo disfruten, al igual que yo al transcribirlo!

Cementerio de Relojes

Hay en una de las paredes de mi cuarto un hermoso reloj antiguo que ya no funciona. Sus manecillas detenidas casi desde siempre, señalan imperturbables las misma hora: las siete en punto.
Casi todo el tiempo, el reloj es solo un inútil adorno de una blanquecina pared.
Sin embargo hay dos momentos en el día, dos fugaces instantes en el viejo reloj parece resurgir de sus cenizas como un ave fénix. Cuando todos los relojes de la ciudad, en sus enloquecidos andares marcan las 7 y los cu-cu y los gong de las demás máquinas hacen sonar por 7 veces su repetido canto, el viejo reloj de mi habitación parece cobrar vida.
Dos veces al día, a la mañana y a la noche, el reloj se siente en absoluta armonía con el resto del universo. Si alguien mirara el reloj solamente en esos dos momentos, diría que funciona a la perfección…
Pero pasado ese instante, cuando los otros relojes han acallado su canto y las manecillas siguen sus monótonos caminos, mi viejo reloj pierde su paso y permanece fiel a aquella hora que alguna vez detuvo su andar.
Y yo amo ese reloj y cuanto más hablo de él, más lo amo, porque cada vez me siento más parecido a él. También yo estoy parado en un tiempo, también yo me siento clavado e inmóvil, también yo soy de alguna manera un adorno inútil en una pared vacía.
Pero tengo también fugaces momentos en que, misteriosamente, llega mi hora. Durante esos tiempos, yo me siento vivo. Todo está claro y el mundo se transforma en maravilloso. Yo puedo crear, soñar, volar, decir y sentir más cosas en esos instantes que en todos los otros momentos. Estas conjunciones armónicas se dan y se repiten una y otra vez, como una secuencia inexorable.
La primera vez que lo sentí, trate de aferrarme a ese instante creyendo que podría hacerlo durar para siempre. Pero no fue así. Como a mi amigo el reloj, también a mi se me escapa el tiempo de los otros.
… Pasados estos momentos, los otros relojes que anidan en otros hombres, continúan su giro y yo vuelvo a mi rutinaria muerte estática, a mi trabajo, a mis charlas de café, a mi aburrido andar que acostumbro a llamar vida.
Pero yo sé que la vida es otra cosa.
Yo sé que la vida, la vida de verdad es la suma de aquellos momentos que aunque fugaces, nos permiten percibir la sintonía con el universo. Casi todo el mundo, pobre, cree que vive. Solo hay momentos de plenitud y aquellos que no lo sepan e insistan en querer vivir siempre, quedaran condenados al mundo del gris y repetitivo andar de la cotidianidad.
Por esto te amo, viejo reloj, porque somos la misma cosa, tú y yo.

Cortina de Relojes

Bambú Japonés (autor ?)

diciembre 28, 2007

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buenas semillas, buen abono y riego constante.
También es obvio que quien cultiva la tierra no se para impacientemente sobre la semilla sembrada, halándola con el riesgo de echarla a perder, gritándole con todas sus fuerzas: ¡Crece, maldita seas!.

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes: siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente. Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de solo seis semanas la planta de bambú crece ¡más de 30 metros! ¿Tardó sólo seis semanas la planta de bambú en crecer? No, la verdad es que se tomó siete años y seis meses en desarrollarse. Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitiera sostener el crecimiento que iba a tener  después de siete años.

Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas veces queremos encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin  entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que  éste requiere de tiempo.

Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta.

Es tarea difícil convencer al impaciente que sólo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y coherente y saben esperar el momento adecuado.
De igual manera es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo. Y esto puede ser extremadamente frustrante.

En esos momentos (que todos tenemos), recordar el ciclo de maduración del bambú japonés, y aceptar que -en tanto no bajemos los brazos-, ni abandonemos por no “ver” el resultado que esperamos, sí está sucediendo algo dentro nuestro: estamos creciendo, madurando.

Quienes no se dan por vencido, van gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando éste al fin se materialice.

El triunfo no es más que un proceso que lleva tiempo y dedicación. Un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar  otros. Un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia. Tiempo…

¡Cómo nos cuestan las esperas!. Qué poco ejercitamos la paciencia en este mundo agitado en el que vivimos…
Apuramos a nuestros hijos en su crecimiento, apuramos al chofer del taxi…
Nosotros mismos hacemos las cosas apurados, no se sabe bien por qué…
Perdemos la fe cuando los resultados no se dan en el plazo que esperábamos, abandonamos nuestros sueños, nos generamos patologías que provienen de la ansiedad, del estrés…
¿Para qué?
Te propongo tratar de recuperar la perseverancia, la espera, la aceptación.
Gobernar aquella toxina llamada impaciencia, la misma que nos envenena el alma.

Si no consigues lo que anhelas, no desesperes… quizá sólo estés echando raíces…

Queda Prohibido (Pablo Neruda)

diciembre 28, 2007

Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber qué hacer,
tener miedo a tus recuerdos. 

Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños.
 
Queda prohibido no demostrar tu amor,
hacer que alguien pague tus dudas y mal humor.
 
Queda prohibido dejar a tus amigos,
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles sólo cuando los necesitas.
 
Queda prohibido no ser tú ante la gente,
fingir ante las personas que no te importan,
hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
olvidar a toda la gente que te quiere.
 
Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
no creer en Dios y hacer tu destino,
          .
 
Queda prohibido echar a alguien de menos sin alegrarte,
olvidar sus ojos, su risa,
todo porque sus caminos han dejado de abrazarse,
olvidar su pasado y pagarlo con su presente.
 
Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen menos que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.
 
Queda prohibido no crear tu historia,
dejar de dar las gracias a Dios por tu vida,
no tener un momento para la gente que te necesita,
no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.
 
Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin tí, este mundo no sería igual.

El Buscador (de Jorge Bucay)

diciembre 28, 2007

Un buscador es alguien que busca, no necesariamente alguien que encuentra.
Tampoco es alguien que, necesariamente, sabe que es lo que esta buscando, es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda.
Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir.
El había aprendido a hacer caso riguroso a estas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejo todo y partió. Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos divisó, a lo lejos, Kammir.
Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamo mucho la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, flores y pájaros encantadores; la rodeaba por completo una especie de valla pequeña de madera lustrada. Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar.
De pronto sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la sensación de descansar por un momento en ese lugar.
El buscador traspaso el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban  distribuidas como al azar, entre los arboles. Dejo que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de este paraíso multicolor. Sus ojos eran los de un buscador, y quizás por eso descubrió sobre una de las piedras una inscripción…:
“Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días”.
Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra, era una lapida. Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar. Mirando a su alrededor el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenía una inscripción, Se acerco a leerla, decía:
“Yamir Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas”.
El buscador se sintió terriblemente conmocionado. Este hermoso lugar era un cementerio y cada piedra, una tumba. Una por una empezó a leer las lapidas. Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto. Pero lo que lo conecto con el espanto, fue comprobar que el que mas tiempo había vivido sobrepasaba apenas los once años… Embargado por un dolor terrible se sentó y se puso a llorar.
El cuidador del cementerio, pasaba por ahí – y se acerco. Lo miro llorar por un rato en silencio y luego le pregunto si lloraba por algún familiar.
– No, ningún familiar – dijo el buscador – ¿ que pasa con este pueblo?, ¿ que cosa tan terrible hay en esta ciudad?.              ¿ Por que tantos niños muertos enterrado en este lugar?, ¡cual es la horrible maldición que pesa sobre esta gente que los ha obligado a construir un cementerio de chicos?
El anciano se sonrío y dijo:  Puede Ud. Serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contare…
Cuando un joven cumple quince años sus padres le regalan una libreta, como esta que tengo aquí, colgando del cuello. Y es tradición entre nosotros que a partir de allí, cada vez que alguien disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella: A la izquierda, que fue lo disfrutado… A la derecha, cuanto tiempo duro el gozo. Conoció a su novia y se enamoro de ella. ¿ Cuanto tiempo duro esa pasión enorme y el placer de conocerla? . una semana?, ¿dos?, ¿ tres semanas y media?… Y después… la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso, ¿cuanto duro?, ¿el minuto y medio del beso?, ¿dos días?, ¿una semana?… ¿Y el embarazo, o el nacimiento del primer hijo…? ¿Y el casamiento de los amigos…? ¿Y el viaje mas deseado…? ¿Y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano…? ¿Cuanto tiempo duro disfrutar de esas situaciones…? ¿horas…? ¿días…? Así… vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos… cada momento.
Cuando alguien se muere, es nuestra costumbre, abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado, para escribirlo sobre su tumba, porque ese es, para nosotros, el único y verdadero tiempo VIVIDO.

La Paz Perfecta

diciembre 28, 2007

Habia una vez un Rey que ofrecio un gran premio a  aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta.
Muchos artistas intentaron.
El rey observo y admiro  todas las pinturas, pero solamente hubo dos que a el realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas.
La primera era un lago muy tranquilo.
Este lago era  un espejo perfecto donde se reflejaban unas placidas montanas que lo  rodeaban.
Sobre estas se encontraba un cielo muy azul con tenues nubes blancas.
Todos quienes miraron esta pintura pensaron que  esta reflejaba la  paz  perfecta.
La segunda pintura tambien tenia montanas.
Pero  estas eran escabrosas y descubiertas.
Sobre ellas habia un cielo furioso  del cual caia un impetuoso aguacero con rayos y truenos.
Montaña abajo parecia retumbar un espumoso torrente de agua.
Todo esto no se revelaba para nada pacifico.
Pero cuando el Rey observo cuidadosamente, el miro tras la cascada un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca.
En este arbusto se encontraba un  nido.
Ahi, en medio del rugir de la violenta caida de agua, estaba sentado placidamente un pajarito en el medio de su nido…
¿Cual crees que fue la pintura ganadora?
El Rey escogio la segunda ¿Sabes por que?

“Porque,” explicaba el Rey, “Paz no significa estar en un  lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor.
Paz  significa que a pesar  de estar en medio de todas estas cosas permanezcamos calmados dentro de nuestro corazon.
Este es el verdadero significado de la paz.”

Mensajes para Siempre (Richard Bach)

diciembre 24, 2007

Aqui van algunas frases de los libros editados por Richard Bach, cuyas dos pasiones son escribir y volar. Autor de Juan Salvador Gaviota, consiguió admiradores alrededor de todo el mundo (me incluyo), y con esa mirada, diría yo, “desde las nubes”, consigue pensamientos y frases profundas de las cuales transcribo de este pequeño libro, que no es más que una recopilación de reflexiones de sus obras (Mensajes para Siempre). Por lo cual, esta sería una “recopilación de recopilación” de Richard Bach, espero se hagan eco de alguna de estas reflexiones :O)

de Nada es Azar

No es el desafío lo que define quiénes somos ni qué somos capaces de ser, sino cómo afrontamos ese desafío.

Lo que sueñas despierto encierra el anhelo de liberarte de todo lo que te ata: la rutina, el hastío, la solemnidad. Lo que no has comprendido es que ya eres libre y siempre lo has sido.

Jamás dejes de ser un niño… Nunca dejes de sentir, gustar, ver y extasiarte ante cosas tan grandes como el aire, el vuelo y los sonidos de la luz del sol en tu interior. Si quieres, usa la máscara para proteger al niño del mundo pero, si permites que el niño desaparezca, habrás crecido y ya no estarás vivo.

No importa lo que un hombre dice o cómo lo dice, sino qué hace y cómo lo hace.

Nada sucede por casualidad. No existe la suerte. Hay un significado detrás de cada pequeño hehco. Quizás no pueda ser visto con claridad de inmediato, pero lo será antes de que pase mucho tiempo.

de Ilusiones

Para vivir libre y feliz debes sacrificar la rutina, pero casi nunca se trata de un sacrificio fácil.

Nunca te es concedido un deseo sin que te sea concedida también la facultad de hacerlo realidad. Sin embargo, es posible que tengas que luchar por él.

Tu única obligación en cualquier período de la vida consiste en ser fiel a ti mismo.

Vive de manera que nunca te avergüences si se divulga por el mundo lo que haces o dices… aunque lo que se divulgue no sea cierto.

Los semejantes se atraen. Limítate a ser quien eres: sereno, transparente y brillante. Cuando irradiamos lo que somos, cuando sólo hacemos lo que deseamos hacer, esto aparta automáticamente a quienes nada tienen que aprender de nosotros y atrae a quienes sí tienen algo que aprender y también algo que enseñarnos.

No te dejes abatir por las despedidas. Son indispensables como preparación par el reencuentro. Y es seguro que los amigos se reencontrarán, después de algún tiempo o de toda una vida.

He aquí la prueba para verificar si tu misión en la tierra ha concluido: si estas vivo es porque aún te falta terminarla.

Todos los seres, todos los acontecimientos de tu vida, están allí porque tú los has convocado. De ti depende lo que resuelvas hacer con ellos.

de Alas para Vivir

Si evitas los problemas, jamás llegarás a ser el que los superó.

Vive tratando de realizar muchas de las cosas que siempre has soñado y no te quedará tiempo para sentirte mal.

Si buscas seguridad antes que felicidad, la segunda será el precio que tendrás que pagar por la primera.

A veces nos volvemos locos porque olvidamos que somos diferentes.Porque el amor no es una competencia para que cada uno supere la fuerza del otro, sino una cooperación que necesita esas diferencias.

Durante muchos años esperamos encontrar a alguien que nos comprenda, alguien que nos acepte como somos, capaz de brindarnos felicidad pese a las duras pruebas. Apenas ayer descubrí que ese mágico alguien es la cara que vemos en el espejo.

En los estudios, en el trabajo y en el amor, en cualquier aventura que emprendas, confía en lo que sabes y lánzate detrás de tu esperanza.

Lo importante en la vida: buscas lo que amas y lo aprendes todo acerca de eso. Apuestas tu vida a lo que sabes y huyes de lo seguro, lanzándote de tu montaña al aire, confiado en que el Principio del Vuelo te levantará, raudo, de un modo que no se ve con los ojos.

de Uno

La humanidad no es una descripción física, sino una meta espiritual. No es algo que nos sea dado, sino algo que ganamos.

Cualquier idea poderosa es absolutamente fascinante y absolutamente inútil hasta que decidimos usarla.

Si nunca abandonas lo que es importante para ti, si te importa tanto que estás dispuesto a luchar para obtenerlo, te aseguro que tu vida estará llena de éxito. Será una vida dura, porque la excelencia no es fácil, pero valdrá la pena.

El odio es el amor sin los datos necesarios. Si alguien nos desagrada, ¿no habrá datos para aprender de esa persona que nos harían cambiar de opinión?

Una vida fácil no nos enseña nada. Lo que vale es el aprendizaje: qué hemos aprendido y cómo hemos crecido.

de El puente hacia el infinito

Estoy aquí no porque deba estar, ni porque me sienta atrapado en esta situación, sino porque prefiero estar contigo a estar en cualquier otro lugar del mundo entero.

Un alma gemela es alguien cuyas cerraduras coinciden con nuestras llaves y cuyas llaves coinciden con nuestras cerraduras. Cuando nos sentimos lo bastante seguros como para abrir las cerraduras, surge nuestro yo más verdadero y podemos ser completa y honradamente quienes somos. Cada uno descubre la mejor parte del otro. Lo que nos enamora también nos guía y nos protege.

Apasionadamente obsesionados por algo que amamos, una avalancha de magia nos allana el camino, nivela reglas, razona, disiente, nos lleva consigo sobre los abismos, los
miedos, las dudas.

Sin duda, tu coraza te protege de la persona que quiera destruirte. Pero si no la dejas caer, te aislará también de la única que pueda amarte.

Si quieres llegar a ser feliz, sólo lo conseguirás dejando de pensar en ti. Mientras no hagas lugar en tu vida para alguien que sea para ti Tan importante como tú mismo, vivirás solitario, perdido y buscando…

No hay errores. Los acontecimientos que atraemos hacia nosotros, por desagradables que sean, son necesarios para aprender; todos los pasos que damos son necesarios para llegar adonde hemos escogido.

Eso es aprender, después de todo: no el hecho de perder el juego sino cómo lo perdemos, cómo nos cambia el perder, qué obtenemos de eso que no tuviéramos antes, para así aplicarlo a otras partidas. Perder, de algún modo extraño, es ganar

 de El don de volar

No existirá nunca una persona que posea algo más que sus propios pensamientos. Ni la gente ni los lugares ni las cosas podrán ser poseídos mucho tiempo. Recorreremos un tramo del camino con ellos, pero tarde o temprano, todos tendremos que tomar nuestras verdaderas posesiones -lo que hemos aprendido, lo que pensamos- y seguir por solitarios recodos.

“Ten cuidado con lo que pides, porque lo recibirás”… Lo he visto ocurrir una y otra vez en mi vida y en la vida de la gente que conozco. He intentado encontrar a alguna persona que no haya recibido lo que pidió pero, hasta el momento, no la he hallado. Creo que todo lo que anhelamos en sueños se abre algún día a nuestra experiencia. El mundo es como es porque así deseamos que sea. Sólo en la medida en que cambian nuestros deseos, cambia el mundo.

Has sobrevivido porque decidiste no abandonar cuando la batalla empezaba a dejar de ser un entretenimiento. Ese era el único milagro que necesitabas.

Poema del amigo (Vinicius de Moraes‏)

diciembre 21, 2007

Se busca un amigo. No importa que sea hombre o mujer, basta que sea humano, basta que tenga sentimientos, basta que tenga corazón. Se necesita que sepa hablar y callar, sobre todo que sepa escuchar. Tiene que gustar de la poesía, de la madrugada, de los pájaros, del sol, la luna, del canto, de los vientos y de las canciones de la brisa. Debe tener amor, un gran amor por alguien, o sentir entonces, la falta de ese amor. Debe amar al prójimo y respetar el dolor que los peregrinos llevan consigo. Debe guardar el secreto sin sacrificio. Debe hablar siempre de frente y no traicionar con la mentira o la deslealtad. Debe no tener miedo de enfrentar nuestra mirada.

No es necesario que sea puro ni que sea totalmente impuro, pero no debe ser vulgar. Debe tener un ideal y miedo de perderlo. Debe sentir pena por las personas tristes y comprender el inmenso vacío de los solitarios. Debe gustar de los niños y sentir lástima por los que no pudieron nacer. Se busca un amigo para gustar de los mismos gustos, que se conmueva cuando es tratado de amigo. Que sepa conversar de cosas simples, de lloviznas y de grandes lluvias.

Se precisa un amigo para no enloquecer, para contar lo que se vio de bello y de triste, de los anhelos y de las realizaciones, de los sueños y de la realidad.

Debe gustar de las calles desiertas, de los charcos de agua y los caminos, del borde de la calle, de acostarse en el pasto.

Se precisa un amigo que nos diga que vale la pena vivir, no porque la vida es bella, sino porque estamos juntos.
Se necesita un amigo para dejar de llorar, para no vivir de cara al pasado. Que nos palmee los hombros, sonriendo o llorando, pero que nos llame amigo, para tener conciencia de que aún estamos vivos.

El impulso vital

diciembre 21, 2007

Este texto llegó hace unos años a mis manos por algun mail retransmitido, y busqué en Internet un poco para encontrar el autor, pero no lo encontré. No obstante, se los transcribo porque hoy en día es uno de mis favoritos…

Tus ojos ven aquello que tu mente proyecta porque los pensamientos son como imanes: atraen situaciones de la vida. 

Es así como inventas tu camino: a medida que avanzas en él. 

Y en el camino están los otros, las personas, la gente, el resto del mundo, en fin, los humanos como tú. Es con estos seres que orquestas tu emotividad estableciendo un complejo sistema de trueque afectivo donde dar y tomar no es siempre claro y transparente. 

Observa con atención este engranaje: aquella persona con la cual tienes cuentas pendientes se presentará una y otra vez delante tuyo. Quizás lo hará con otro rostro, con otro nombre, en otra ciudad, pero ese íntimo conflicto resurgirá cíclicamente en ti, eres tú quién lo atrae. Porque funcionas como un imán de los afectos, por eso tienes la sensación de ser al mismo tiempo prisionero y verdugo, por esto te enamoras siempre del mismo tipo de personas y te ahogas en los mismos problemas. 

Esto funciona por una razón fundamental: no está ahí para castigarte sino para darte otra oportunidad. 

Sí, todo conflicto desea ser resuelto, éste es el motivo de su obstinada existencia. Por eso, aunque tu marcha te lleve allá o aquí, tu mundo interno te seguirá como una sombra fiel. Enfréntalo y supera aquello que detiene tus pasos. Si no… ¿Por qué razón te propones avanzar? 

Tus batallas privadas no son casualidades: lo que se opone a tu marcha, aquellos que consideras enemigos, aquello que llamas el mal, se manifiesta ante ti con mil disfraces, pero con un único origen. 

Crecerás cuando venzas tus miedos personales, cuando arranques de una vez y para siempre las raíces de tu sufrimiento. 

Ahora escucha esta buena noticia: tus conflictos tienen la clave para su resolución. Sí, tus íntimos huracanes desean mutar en suave brisa de primavera, ya que existe en todas las almas un punto fijo, un eje, un impulso que alienta la marcha. 

Es como un soplo, una intención de tu ser profundo que actúa defendiendo su derecho a la vida. Es eso cuyas manos invisibles te alzan cada vez que caes, aquello cuyo aliento nutre la llama de la esperanza aunque el camino se deshaga a tus pies. Reconócelo y apóyate en él. 

Te digo que cuando seas capaz de quitarle la máscara a ese personaje que proyectas al mundo, a eso que dice ser tú, podrás ver aquello que entorpecía tu andar, llenaba de humo tus ojos y de amargura tu corazón.

Entonces algo sucederá, ya que la pulsación de la vida es contagiosa: si vences ese combate, te será devuelta toda la fuerza que creías perdida, algo se romperá dentro tuyo, como un río de energía que desborda y te inunda, como una peste sana que se desparrama y te contagia, como un viento de liberación que llena tus pulmones; sentirás la fuerza de la vida circular sin trabas en ti. 

Amor, dicen algunos. 

Unidad, dicen otros. 

Conciencia cósmica, armonía, éxtasis… llámalo como quieras. Lo cierto es que desde ese momento nada será igual que antes. 

Tu pasado es inmutable: aquello que fue, fue. 

Pero si logras cambiar tu mirada del pasado, tu comprensión de lo que sucedió, entonces tu pasado cambia, aquello que llamas realidad podrá tomar otro aspecto y el día será distinto. 

Aunque tu boca no lo sepa explicar, en ti se hará presente aquello que sabe a la perfección cuál es tu meta y también el trazado de la marcha. Y no tienen nada que ver con la muerte: ese impulso supera la muerte y justifica tu vida.

My life has been saved (Queen)

diciembre 21, 2007

Una canción que no escuchaba hace mucho tiempo, de aquellas épocas de que “Heaven For Everyone” sonaba en la radio constantemente, y desesperados en la escuela nos preguntabamos “¿Ya salió el nuevo disco de Queen?”. Sería el último material “nuevo” que ibamos a conocer luego de que Freddie nos abandonara.

Sí aparecerían canciones inéditas, o versiones de estudio que nunca habíamos escuchado, o editarían recitales en vivo en diferentes ciudades, pero no habría más letras de la creativa mente y noble corazón del “amante de la vida y cantante de canciones” (Lover of Life, Singer of Songs; cita que se puede leer en la estatua tributo que tiene Freddie en Suiza).

Sin dudas un disco para escucharlo completo, pero aqui transcribo la letra de “My Life Has Been Saved

This is where we are today
People going separate ways
This is the way things are now
In disarray
I read it in the papers
There’s death on every page
Oh Lord I thank the Lord above
My life has been saved
Yeah yeah yeah

Here we go
Tellin’ lies
Here we go (here we go)

This is the way we are today
oh ho oh ho

We’re right back were we started from
People going separate ways
This is the way things are now
In disarray – hey
I read it in the papers
There’s death on every page oh
Oh Lord I thank you for my
My life has been saved

My life
My life has been saved
My life
My life
My life has been saved

I’m in no doubt
I’m blind
I don’t know what’s coming to me

Una foto en blanco y negro (El Canto del Loco)

diciembre 19, 2007

De casualidad sonó esta canción, y fue prácticamente imposible no remontarme a aquellas rutas que transitamos con Maurito mientras andabamos por tierra mendocina.

Era la primera vez que escuchaba temas de este grupo, y el álbum “Estados de Ánimo” merece ser tenido en cuenta para esos momentos en que uno busca música diferente, o simplemente para refrescar un poco el oído. Seguramente van a encontrar alguna canción con la que se identifiquen.

Rescato temas como “Ya nada volverá a ser como antes”, “Insoportable”, “Siempre cerca” y obviamente, “Una foto en blanco y negro”, del cual les copio la letra…

Solamente oir tu voz
Ver tu foto en blanco y negro
Recorrer esa ciudad
Yo ya me muero de amor
Ver la vida sin reloj
Ver la vida sin reloj
Y contarte mis secretos
No saber ya si besarte
O esperar que salga solo

Y vivir así, yo quiero vivir así
Y ni siquiera sé si sientes tú lo mismo

Me desperté soñando
Que estaba a tu lado
Y me quedé pensando
Qué tienen esas manos
Sé que no es el momento
Para que pase algo
Quiero volverte a ver
Quiero volverte a ver
Quiero volverte a ver

Y me siento como un niño
Imaginándome contigo
Como si hubiéramos ganado
Por habernos conocido

Esta sensación extraña
Hoy se adueña de mi casa
Juega con esa sonrisa
Dibujándola a sus anchas