Segundo Acto: Camino a Villa La Angostura

El día parecía muy malo a las 0830 en Santa Rosa. Continuábamos viaje hacia el sur y una capa de neblina cubría la ruta, pero daba la suficiente visibilidad para manejar tranquilo, hasta que luego la neblina desapareció y era un día espectacular.

Ruta (salida de Santa Rosa)

La ruta del desierto era bastante aburrida con su larga recta, por lo cual optamos por tomar un camino alternativo, aconsejado por Mauro. Pero no contábamos con equivocarnos de ruta y en un momento optar por la ruta 232, la cual anticipaba con un gran cartel “75 km de ruta deteriorada”. El camino presentaba grandes pozos donde había que reducir la velocidad casi hasta detenerse. Faltando 10 kilómetros para volver a velocidades como la gente, hasta optamos por detenernos en la ruta a sacar fotos.

Ruta 152 deteriorada

El problema es que no eran esos 75 kilómetros sino que luego de pasar un control policial (el de los alimentos, que no me acuerdo la palabra) faltaban 40 kilómetros en peor estado de lo que habíamos transitado (ruta 106). Fue cuando llegaron los últimos 20 kilómetros en manos de Oscar y me senté en la parte trasera del coche a descansar y escribir un rato. Volvió la señal de celular, que habíamos perdido hace tres horas; 3 horas para 115 kilómetros, otra anécdota para contar.

Más tarde, llegaríamos a Neuquén. El ingreso a la ciudad se hizo bastante pesado, por la cantidad de semáforos y lomos de burro que había en la avenida principal. Si no fue casi una hora que estuvimos para ingresar y poder salir de la ciudad, no debe ser tan alejado. Comenzaban a aparecer muchos carteles publicitando la provincia, con una de sus principales atracciones: sus descubrimientos paleontológicos, y la cantidad de restos de fósiles de dinosaurios (o para algunos canguros) que se han encontrado en su territorio.

¿Canguro o Dinosaurio?

También, pasaríamos por la Villa El Chocón, que fue uno de los primeros paisajes que comenzó a “impactarnos”, habiendo dejado la jungla de cemento hacía menos de 24 horas, era muy entendible…

Villa El Chocón

Seguiríamos camino hacia Villa La Angostura, y Piedra del Águila (si mal no recuerdo) sería nuestra última parada antes de llegar a la hermosa Villa. Y digo hermosa porque recién al otro día veríamos con la luz del día los lugares por los que habíamos pasado de noche, pero que al ser muy de noche ya no podíamos ver. Eso sí, fue increíble tener claridad casi hasta las once de la noche en la ruta, y hubiera sido un poco más aún, de no ser por los cerros que rodean a la Villa y que ocultan la luz solar. La Patagonia se empezaba a sentir.

Casi a las doce de la noche, llegaríamos al hostel donde pasaríamos las próximas cuatro noches. Por fin, el primer destino era un hecho!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: