Cuarto Acto: Bosque de Arrayanes

Nuestro segundo día en Villa La Angostura, iba a ser dedicado al Parque Nacional Los Arrayanes. Existen varias formas de llegar al bosque. Se puede hacer el recorrido caminando (que es por lo que optamos, y son 12 kilómetros de caminata, que pueden hacerse tranquilamente en dos horas, o un poquito más), otra forma es tomarse un catamarán desde el puerto (Bahía Mansa) que en 45 minutos aproximadamente llega al muelle que nos deposita en frente a la entrada al parque, o bien alquilar una bicicleta y hacer el recorrido en bici (aunque a nuestro entender, no lo recomandaríamos por la cantidad de veces que uno tiene que cargar a la bici, por no poder circular por la cantidad de piedras, o bien por las subidas un poco empinadas). Por lo cual, tomamos la opción de ir caminando, y regresar en catamarán.

 Parque Nacional Los Arrayanes (mirador en el sendero)

La primer subida nos asustó un poco, más que asustarnos nos planteamos en volver jaja… (yo pensaba, si esto va a ser todo el camino así, estamos fritos). Pero no fue así, fue solo el comienzo y luego la caminata no tuvo mayores inconvenientes, excepto algunos obstáculos que tuve que levantar del camino para poder atravesar el sendero, en la foto se observa claramente.

Parque Nacional Los Arrayanes

Parque Nacional Los Arrayanes (sendero) 

Es conveniente llevar alguna bianda y obviamente líquido para el viaje, y la espera del catamarán (depende la hora del ticket que uno haya sacado en el puerto, con anticipación obviamente). Al final del recorrido existe una casa de Té, donde compramos dos “sandwiches” de miga, que tenían la impresión de ser gigantes (no sólo por su precio 15 $ARS , sino por su tamaño), pero no fue así. Cada uno contaba con a duras penas una feta de fiambre, y una lechuga que no parecía estar muy fresca, así que la recomendación, luego de haber conocido el lugar, es llevarse algo para comer.

Parque Nacional Los Arrayanes

Esperando el catamarán de vuelta, tendríamos una de las primeras frases que nos acompañarían en el resto del viaje. Se la debemos a un fotografo y a un turista brasilero, que luego de haber arrivado al muelle, estaba desesperado por contratar al fotografo para que le saque una fotografía para tener como recuerdo. Nuestro amigo el fotografo, en una mezcla de portugués con castellano (podríamos rotularlo como “portu-llano” al idioma), le preguntó al turista cuando insistía con preguntas “Vocei… está en este barco?“, fue algo muy gracioso.

Parque Nacional Los Arrayanes (muelle)

El resto de nuestro día sería destinado a pasarlo en la playa de Bahía Mansa (el puerto donde nos dejó el catamarán de regreso del Bosque de Arrayanes).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: