Séptimo Acto: Cerro Catedral (Bariloche)

 Cumbre en el Cerro Catedral

Teníamos un día completo por delante en Bariloche. Pensamos en visitar el cerro Catedral. Cuando llegamos al estacionamiento, en la base del mismo, le preguntamos al cuidacoches cuanto tiempo demorabamos en subirlo a pie (en lugar de utilizar las aerosillas, que debo reconocer que no son lo que más he disfrutado de todo el viaje). Nos dijo que en dos horas y media, podíamos estar (a paso tranquilo) en la cumbre, y que de hecho podíamos cruzarnos con alguna olla con nieve. Inmediatamente las miradas cómplices entre Mauro y yo daban por hecho que ibamos a subir a pie, mientras que Osk prefirió hacerlo en los tramos en aerosilla (de ahí que iba a tener que espererarnos un buen rato en la cumbre, por la diferencia obvia de tiempo).

Nos preparamos con Mauro: me prestó unas medias (a las que creo va a ser difícil sacarles el color marron de la tierra, habrá que lavarlas un par de veces más), también llevamos un vaso térmico jaja… con la esperanza de encontrar nieve tal nos lo había dicho nuestro amigo el cuidacoche, también llevabamos agua y manzanas que nos habían sobrado de alguna compra. Mauro aconsejó conseguir unos palitos de apoyo, el de él fue bautizado como “frodo”, y el mío no tenía nombre jaja. La cuestión que parecíamos pastores, así denominé a la foto que le saqué, y nuestros ya “bastones” le daban contexto a mi imaginación.

Camino a la Cumbre en el Cerro Catedral (Pastor Diego)

 Camino a la Cumbre del Cerro Catedral (Pastor Mauro)

Al poco rato de empezar a hacer el camino, que… o no estaba bien señalizado o nosotros no supimos interpretar, pero cada tanto nos cruzabamos con tramos que no estaban para nada señalizados, y había que hacer algunos saltos o maniobras que no se correspondían con el sendero tranquilo que había pintado nuestro consejero de la base del cerro.

Uno miraba las aerosillas, con qué facilidad lograban el ascenso, a pesar de que encima estas eran un poco más lentas que las del Cerro Bayo, por lo cual a mi me daban un poco más de impresión (y ni hablar cuando se detenían un buen rato y no se movían). Cada vez que veía que pasaba eso, estaba más seguro de que había tomado la decisión (para mí) correcta. Prefería disfrutar el sendero y cansarme, a estar sufriendo en esos momentos de inmovilidad en la aerosilla, que para colmo uno no decide cuando se baja… jaja…

A través de las columnas que sostienen al alambre de las aerosillas, nos ibamos dando cuenta qué tanto ascendíamos y nuestro paso era bastante lento en un principio. Llegaríamos a un confitería, pero que estaba cerrada (había varias que no estaban habilitadas, por no ser temporada de ski). Ya había pasado más de hora y media, y todavía no habíamos llegado al primer tramo de la aerosilla (nos faltaba un poco). Nos comunicabamos con Osk, y todavía no veíamos el parador donde él estaba. Pensabamos llegar allí y almorzar, y así lo hicimos (supongo que habrá sido la hamburguesa nacional más cara de nuestra existencia). El día estaba espectacular, pero para estar en una pileta, o en una playa, y no para estar ascendiendo a pie un cerro. El Sol pegaba muy fuerte, por suerte los tábanos no estaban tan molestos como en el Bayo.

Muchas veces pensé en parar, y dar la vuelta por donde vinimos. Hacía mucho calor, faltaba mucho camino, y la pregunta si llegaríamos aparecía bastante veces en mi mente. Sobre todo porque al otro día teníamos que seguir con nuestro viaje, camino a Esquel, o al Bolsón, o a donde sea. Fue en ese momento, cuando el ascenso al cerro tuvo un objetivo y cuando dejé de lado todo tipo de especulaciones imaginarias y mentales, y me aboqué a cumplir la meta (alguien la conocerá).

Fue entonces cuando terminamos de almorzar, “hicimos” la digestión, y seguimos viaje a la cumbre. La base del cerro Catedral (de donde partimos) se encuentra a 1.030 metros sobre el nivel del mar (no es que conozco exactamente estos valores, sino que los busqué ahora antes de hacer el post, pero los conocimos – aproximadamente – cuando almorzamos en la confitería), y la cumbre a 2.388 metros sobre el nivel del mar.

En menos de una hora llegaríamos a hacer los 200 metros que nos faltaban ascender, desde la confitería hasta la cumbre, donde nos encontramos con Osk nuevamente, y haríamos unas cuantas fotos para tener como recuerdo.

Cumbre en el Cerro Catedral

Se podía ver perfectamente la cumbre del Tronador, la isla Victoria, y un montón de picos más que estaban muy bien indicados por unos tubitos que hacían como una especie de mira y permitian identificar rápidamente los picos.

Cumbre en el Cerro Catedral (el pico con forma de volcán del medio es el Lann)

El descenso lo haríamos en mucho menos tiempo que el ascenso. En poco más de una hora ya estabamos de vuelta en la base del cerro, donde descansaríamos un rato con un “heladito”, y pasaríamos por el Lago Gutierrez sólo para conocerlo, porque el Sol había pegado fuerte, y no nos sentíamos con todas las pilas para seguir andando.

Cumbre en el Cerro Catedral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: