Acto XIII: Big Ice en el Perito Moreno

Big Ice en el Perito Moreno 

Había llegado el día. Ibamos a conocer al Glaciar Perito Moreno en persona. Y porqué digo que ibamos a conocerlo hoy, y no ayer cuando lo habíamos visto? Porque hoy hacíamos la excursión de trecking sobre el Glaciar. Una posibilidad que no podíamos dejar de aprovechar, y volvía a aparecer esa pregunta que era la excusa perfecta para cualquier gasto en las vacaciones: ¿cuándo ibamos a volver a estar allí?.

Así fue que, luego de averiguar acerca de las excursiones que podían realizarse, terminamos decidiendo realizar la denominada “Big Ice”, una excursión que partía a las 0900 del Puerto Bajo Las Sombras (dentro del Parque Nacional Los Glaciares) y nos dejaría justo al lado del Glaciar. De allí caminaríamos unos 45 minutos bordeando el glaciar, y luego de colocarnos los grampones en los calzados, empezaría la caminata sobre el Glaciar, de aproximadamente 5 horas de duración, con un break de 20 minutos para almorzar y hacer pic-nic en algún lugar donde no haya mucho viento. La diferencia con la excursión de “Mini-Trecking” es que la edad estaba limitada y la duración de la caminata era más del doble, y dependiendo del grupo de turistas, se podían visitar lugares menos accesibles que los que realizaba la excursión de dos horas.

Nos despertamos minutos antes de las 7 de la mañana, cuando escuchamos los golpes en la puerta de la chica del hostel que venía a avisarnos (por las dudas), dado que no habíamos contratado la combi que nos podría llevar hasta el puerto (además de que no había lugar). Es por esto que debíamos ser puntuales, dado que debíamos hacer los 80 kilómetros aproximadamente que separan a El Calafate del Parque Nacional. Además pasaríamos por una estación de servicio, para comprar algo para almorzar y llevar agua caliente para nuestro “mate cocido on ice”, que tomaríamos después de almorzar (que nos vino bien para calentar un poco el cuerpo).

Big Ice en el Perito Moreno

A diferencia del resto del viaje, ese día habíamos sido muy puntuales (ninguno quería perderse la excursión que nos había costado $AR 375 a cada uno, de ahí la celeridad en nuestros movimientos matutinos). Hasta Mauro, el que solía levantarse último, estuvo de pie antes que yo si mal no recuerdo. A eso de las 7 AM sonó “Your Love”, tema que ponía de despertador, del grupo ochentoso The Outfield (que tanto me jodían a mí con que lo escuchaba muy seguido, resultó que Oscar también lo tenía en uno de sus cds de mp3 para el coche)…

El clima parecía no acompañarnos. Había amanecido medio nublado, en el camino tuvimos un poco de llovizna, y de hecho hasta en el puerto llovía, salía el Sol, se nublaba, hasta pudimos ver el arco iris sobre el Perito Moreno. Nada iba a impedir que hagamos nuestra excursión! jaja… lo que si recordamos el frío que se sentía en el puerto, esperando el bote que nos cruzaría para empezar la caminata.

Big Ice en el Perito Moreno

¿Turistas Argentinos? Bien gracias. Eramos diez personas que ibamos a realizar la excursión, y los únicos tres argentinos eramos nosotros: luego había dos ingleses y cuatro holandeses.

Había dos guías, uno nos hablaba en castellano mientras que otro se dedicaba a hablarle a los turistas extranjeros. Comenzaríamos la caminata de 45 minutos, que entiendo fue bordeando el cerro Moreno, y debíamos lograr una altura considerable para poder subir al glaciar (que sus paredones llegan a tener entre 40 y 50 metros aproximadamente). La caminata era lenta, por lo cual nos permitía ir admirando desde el costado al Glaciar, y ver como existía un límite entre la tierra y el enorme hielo! increible!

Llegamos a una carpa, donde estaban todos los grampones, y ahí nos medían el tamaño del zapato para que cada uno lleve un par que le vaya bien en el pie, y seguir camino hacia la última parada previo a caminar sobre el glaciar.

Por fin llegamos a la zona que se llama “Ventisquero” y allí comprendimos cual era el motivo por el cual se llamaba así. El viento que había llegaba a casi boltearnos. Nuestro guía decía “Luchen contra el viento, no se dejen vencer” jaja. En ese momento pensábamos (y digo pensábamos porque cuando terminó la excursión, lo validé con mis dos amigos): “Si toda la excursión va a estar acompañada de este viento, mejor me quedo”. Era muy molesto el viento, pero al pasar la primer loma de hielo, el viento cedería bastante, y sería algo muy soportable, que comenzaba a pasar desapercibido en contraste con el desierto de hielo que empezabamos a recorrer.

Big Ice en el Perito Moreno

Ibamos en fila, teoricamente no debíamos apartarnos de la fila para ir todos juntos, pero era imposible a cada rato, pedirle a alguien que tome una fotografía. Sólo había que tener cuidado con las grietas, que a simple vista se veían con intensos colores azules, que nunca llegaban a ser negros, increibles.

 Big Ice en el Glaciar Perito Moreno

Visitamos unas cuantas zonas donde se formaban “cuevas”. El glaciar tiene ríos internos, los cuales pudimos ver, fruto del deshielo constante en el que se encuentra. Vimos una especie de grieta de muchos metros de profundidad, a los que yo había conocido como “pulmones del glaciar”, donde se veían distintos cursos de agua, y además se escuchaba el correr del agua, muy impresionante a la vez que fascinante.

Big Ice en el Perito Moreno

Big Ice en el Perito Moreno

Pararíamos para comer algo a eso de las 1300, y luego nos darían unos alfajores para reponer un poco de energías. Parecía mentira estar almorzando sobre un glaciar jaja, y tomando mate cocido caliente, que una vez servido, se enfriaba bastante rápido.

Luego seguiríamos dos horas más caminando y recorriendo diferentes lugares, que no dejaban de maravillarnos. El cielo se había abierto bastante (el clima según nos comentaban, es muy cambiante en el Parque, por lo cual en un momento podía estar lloviendo y a los minutos tener un Sol increíble), por lo cual habíamos tenido mucha suerte. No hacía frío, pero cuando comenzaba a soplar el viento, era necesario estar abrigado. Campera, guantes y gorro, al igual que lentes de sol y protector solar, era indispensable para poder hacer la excursión.

Big Ice en el Perito Moreno

Comenzabamos a ver el hielo “sucio” (sucio por la tierra y piedras de todos los tamaños que va arrastrando y levantando cuando el hielo se desplaza), y eso nos daba la pauta que estabamos regresando de a poco al camino de tierra, el cual recorreríamos durante 45 minutos más para llegar al refugio y aguardar el bote que nos devolvería al puerto.

Big Ice en el Perito Moreno

Por último, nos sorprenderían en el camino de regreso, en el bote, con un whisky y un alfajor para brindar. “Salud, Cheers” gritó el guía, con un hielo en su mano (del glaciar obviamente, el cual picó para colocar en nuestros vasos).

Big Ice en el Perito Moreno, Nuestro Brindis Más Austral

Y ahí se iba el Perito, mientras Mauro y yo pedíamos un deseo lanzando nuestro hielo al lago. Qué recuerdo, inolvidable para toda la vida.

Big Ice en el Perito Moreno

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: