Archive for 29 mayo 2008

Todavía… una canción de amor… (Los Rodriguez)

mayo 29, 2008

No te fies…
si tejuro que imposible
no dudes de mi duda y mi quizás
el amor es igual que un imperdible
perdido en la solapa del azar

la luna toma el sol de madrugada
“nunca jamás” quiere decir “tal vez”
la muerte es una amante despechada
que juega sucio, y no sabe perder

estoy tratando de decirte que…
me desespero de esperarte
que no salgo a buscarte porque se…
que corro el riesgo de encontrarte?
que me sigo mordiendo noche y día
las uñas del rencor
que te sigo debiendo todavía
una canción de amor

no corras si te llamo “de repente”
no te vayas si te grito “pierdete”
a menudo los labios más urgentes
no tienen prisa dos besos después

se aferre el corazón a lo perdido
los ojos que no ven miran mejor
cantar. es disparar contra el olvido
vivir sin ti, es dormir en la estación

estoy tratando de decirte que
me desespero de esperarte
que no salgo a buscarte porque se
que corro el riesgo de encontrarte
que me sigo mordiendo noche y día
las uñas del rencor
que te sigo debiendo todavía
una canción de amor
que me sigo mordiendo noche y día
las uñas del rencor
que te sigo debiendo todavía
una canción de amor

que me sigo mordiendo noche y día
las uñas del rencor
que te sigo debiendo todavía
una canción de amor
todavía… una canción de amor
todavía… una canción de amor
todavía… una canción de amor

Lo que dejó el Big Ice

mayo 26, 2008

Bueno, la fecha de hoy no me da lugar a decir “uhhh… hace exactamente tres meses estaba caminando arriba del Glaciar Perito Moreno” pero si puedo decir que hace más de tres meses estaba [… bla bla bla …]
Siempre que nos reencontramos con Osk, decimos que cada día que pasa nuestro viaje es cada día mejor, cada día es más inolvidable, y cada día tenemos más ganas de volver a estar allí. Del tercer viajero hace tiempo que no tenemos noticias, por eso que no podría decir si él siente lo mismo.
Pero si que cada vez que cuento alguna anécdota de “rumbo al big ice” (o si quieren llamarlo de otro modo “mis vacaciones”) desearía volver a estar allá.
Cuando nos equivocamos de ruta y tardamos tres horas en hacer 100 kilómetros, desearía volver allá.
Cuando alguien confundió a un dinosaurio con un canguro, desearía volver allá.
Cuando eran las once de la noche en la ruta camino a Va. Langostura, y todavía había luz, desearía volver allá.
Cuando recorrimos los siete lagos, aunque fueron más, y escuchaba la frase “todos los lugares en la Patagonia son iguales: lago, árboles, montaña…”, desearía volver allá.
Cuando sentimos la fría y cristalina agua de los lagos, desearía volver allá.
Cuando caminamos los 12 kilómetros en el Bosque de Arrayanes, desearía volver allá.
Cuando escuché la frase “¿vocei viaja en este barco?”, desearía volver allá.
Cuando subimos en aerosilla al Cerro Bayo, no desearía volver allá.
Cuando subimos y bajamos a pie el Cerro Catedral, desearía volver allá.
Cuando anduvimos por la ruta 40 y sentíamos desolación pero al mismo tiempo paz, desearía volver allá.
Cuando pinchamos un neumático camino a la Cueva de las Manos y lo cambiamos entre el frío y los nervios de que sólo sea un tropezón en nuestro camino, desearía volver allá.
Cuando a Oscar se le voló el casco y fue aparar al Cañadón del Río Pinturas, 200 metros debajo nuestro, desearía volver allá.
Cuando nos quisieron estafar en Bajo Caracoles y seguimos camino a Gobernador Gregores, desearía volver allá.
Cuando nos bajamos del coche, en el medio de la nada, pensamos que estabamos perdidos, pero encontrándonos con una noche increiblemente estrellada, y apagamos las luces del coche para contemplar el cielo, desearía volver allá.
Cuando en la ruta empezamos a ver desde lejos la cumbre del Fitz Roy, desearía volver allá.
Cuando amagamos siempre para acampar, pero nunca lo hicimos, deseraía volver allá.
Cuando llegamos a Laguna del Desierto, y contemplamos la paz del agua en la frontera con Chile, desearía volver allá.
Cuando retratamos nuestras sombras al borde del lago Viedma, desearía volver allá.
Cuando vimos al Perito Moreno por primera vez, desearía volver allá.
Cuando vimos como se desprendía los grandes pedazos de hielo y caían al Lago Argentino, desearía volver allá.
Cuando se escuchaban los “crujidos” del hielo rompiéndose, desearía volver allá.
Cuando veíamos el arco iris sobre el glaciar, aproximándonos en la lancha para hacer la caminata, desearía volver allá.
Cuando el viento casi nos derrivaba en el ventisquero y empezaba nuestra caminata, desearía volver allá.
Cuando pisabamos el hielo con los grampones, y la increíble gama de azules y celestes del agua sobre el hielo impactaban nuestros ojos, desearía volver allá.
Cuando brindamos con whisky en el glaciar, desearía volver allá.
Cuando en cada parada sentíamos que seguir viajando era seguir cumpliendo un sueño, desearía volver allá.
Cuando pude ver al ejército de pingüinos refugiados en la Península de Valdes, desearía volver allá.
Cuando sellamos un viaje magnífico, por eso desearía volver allá.

Deseara Volver Allá

Cuando tienes veinti tantos (autor ?)

mayo 23, 2008

Gracias Soledad,… como bien te dije, es un espejo???…

Una idea se vuelve muy peligrosa cuando es la ùnica que tienes… Le llaman la “crisis del cuarto de vida”. Te encuentras a ti mismo desafianandote de la multitud mas que en cualquier otro momento de tu vida. Te empiezas a sentir inseguro y te preguntas dónde estarás en un año pero luego te asustas al darte cuenta que apenas sabes donde estás ahora. Te empiezas a dar cuenta que hay un montón de cosas sobre ti mismo de las que no sabías y que quizás no te gusten. Te empiezas a dar cuenta que tu círculo de amigos es más pequeño que hace unos años atrás… Te das cuenta que cada vez es más difícil ver a tus amigos y coordinar horarios… Por diferentes cuestiones: trabajo, estudio, pareja, etc… Y cada vez disfrutas más de esa cervecita que sirve como excusa para charlar un rato. Las multitudes ya no son “tan divertidas”… Hasta a veces te incomodan. … Y extrañas la comodidad de la escuela, de los grupos, de socializar con la misma gente de forma constante. Pero te empiezas a dar cuenta que mientras algunos eran verdaderos amigos, otros no eran tan especiales después de todo. Te empiezas a dar cuenta que algunas personas son egoístas y que a lo mejor, esos amigos que creías cercanos no son exactamente las mejores personas que has conocidoy que la gente con las que has perdido contacto resultan ser amigos de los mas importantes para ti. Ríes con más ganas, pero lloras con menos lágrimas, y con más dolor. Te rompen el corazón y te preguntas como esa persona que amaste tanto te pudo hacer tanto mal. O quizás te acuestes por las noches y te preguntes por qué no puedes conocer a alguien lo suficientemente interesante como para querer conocerlo mejor. Y pareciera como si todos los que conoces ya llevan años de novios y algunos empiezan a casarse. Quizás tú también amas realmente a alguien, pero simplemente no estás seguro si te sientes preparado para comprometerte por el resto de tu vida. Atraviesas por las mismas emociones y preguntas una y otra vez, y hablas con tus amigos sobre los mismos temas porque no terminas de tomar una decisión. Los ligues y las citas de una noche te empiezan a parecer baratos y emborracharte y actuar como un idiota empieza a parecerte verdaderamente estúpido. Salir tres veces por fin de semana resulta agotador y significa mucho Dinero para tu pequeño sueldo. Miras tu trabajo y quizás no estés ni un poco cerca de lo que pensabas que estarías haciendo… O quizás estés buscando algún trabajo y piensas que tienes que comenzar desde abajo y te da un poco de miedo. Tratas día a día de empezar a entenderte a ti mismo, sobre lo que quieres! Y lo que no. Tus opiniones se vuelven mas fuertes. A veces te sientes genial e invencible y otras… Solo, con miedo y confundido. Te preocupas por el futuro, préstamos, dinero… Y por hacer una vida para ti. Y mientras, ganar la carrera seria grandioso, ahora tan solo quisieras estar compitiendo en ella. Lo que puede que no te des cuenta es que todos los que estamos leyendo esto nos identificamos con ello. Todos nosotros tenemos “veintitantos” y nos gustaría volver a los 17-18 algunas veces. Parece ser un lugar inestable, un camino en tránsito, un desbarajuste en la cabeza… Pero TODOS dicen que es la mejor época de nuestras vidas y no tenemos que desaprovecharla por culpa de nuestros miedos… Dicen que estos tiempos son los cimientos de nuestro futuro. Parece que fue ayer que teníamos 18…?! Entonces mañana tendremos 30!… Así de rápido. La vida no se mide por las veces que respiras, sino por aquellos momentos que te dejan sin aliento… Quizá le ayude a alguien darse cuenta que no esta solo entre tanta confusión…

Tantas Cosas (Ismael Serrano)

mayo 19, 2008

No la escuché todavía, pero por la letra… Gracias Vicky, también me he sentido así.

Si te vas, los árboles del parque
seguirán creciendo, pasará este otoño.
Se unirán dos nuevas soledades,
se dirán mentiras, seguiremos locos.
En el Metro sonreirás dormida camino de clase
y yo como siempre quizás llegué tarde.
Seguiré cerrando bares y recuerdos.
No aprenderé nunca a retirarme a tiempo.
Dormiré en la calle, besaré otros fuegos.

La ciudad en tu ausencia seguirá creciendo,
devorando vidas, haciéndolas humo.
Otros cumplirán los planes que trazamos,
que no terminamos, haciéndolos suyos.
Seguirás llorando en algunos cines,
olvidando todo aquello que aprendiste.
Nacerán mil niños y nuevas canciones,
y quizás alguno, quizás, lleve tu nombre.
Nuevos simulacros, nuevas confesiones.

Si te vas, los árboles del parque
seguirán muriendo y también mi fe.
Seguiré olvidándome las llaves
al salir de casa, y quizá en tu piel
haya quien esconda allí su cansancio,
todos sus temores, o quizás sus labios.
Tantas, tantas cosas seguirán pasando,
que quizás las cosas no nos cambien tanto.

Tantas, tantas cosas.

Pero si te vas, estos días serán
esa sucia y vacía franja de playa
que queda cuando tú te has ido,
cuando el mar se aleja y la marea baja.
Yo estaré cansado y quizá más viejo,
maldiciendo estos días muertos.
Tantas, tantas cosas seguirán pasando,
que quizás las cosas no nos cambien tanto.

Tantas, tantas cosas.

Eco en el Parque Nacional Talampaya

mayo 17, 2008

En el inicio de este blog, diario, cuaderno de bitácora o como quieran llamarlo, las primeras publicaciones que hice fueron las del viaje con destino, entre otros, al Parque Nacional Talampaya, en La Rioja.
Sin dudas, sorprendido por la grandeza del cañón del Talampaya, quedé asombrado por el eco que se producía entre los paredones de hasta 200 metros de altura, cuando el guía de la excursión nos reunió para gritar todos “un gol”.

En este video van a poder ver y escuchar este momento sin dudas inolvidable para todos los que hayamos pasado por este viaje al pasado. Abrazos y (recomendación) suban el volumen después del gol, así escuchan el eco que se llega a repetir hasta tres veces.

Esta vez (Cafe Tacuba)

mayo 17, 2008

De pronto ya no se que pasa en mi
de pronto ya no se quien soy
de pronto ya no reconozco nada
de lo que un dia fui
Hoy me pregunto que cambio dentro de mi
hoy me pregunto a donde voy
tal vez no existen las respuestas
para lo que intento resolver

Esta vez vengo buscando el corazon
esta vez lo intentare otra vez
esta vez y mas yo tratare de hacerlo bien
si la vida me regala otra oportunidad

De pronto ya no se que pasa en mi
de pronto ya no se quien soy
tal vez no existan las respuestas
para lo que intento resolver

Esta vez no quiero otra ilusion
esta vez lo intentare otra vez
esta vez y mas yo tratare de hacerte bien
si la vida me regala otra oportunidad

Arde el Cielo (Maná)

mayo 5, 2008

nos fue tragando la rutina
fue llenando de vacíos
fuimos ahogando la palabra
y explotando en puros líos
te deseo suerte amor
ya me voy al olvido
solo le pido a Dios darte alivio

arde
arde el cielo y el dolor
arde mi espíritu, arde el amor y la luz
arde el cielo amor

salio el alcohol
salio el demonio
un infierno
un manicomio
gritos, violencia, platos rotos
como ciega la demencia

solo yo te pido amor
que nunca te abandones
solo le pido a Dios darte alivio

arde
arde el cielo y el dolor
arde mi espíritu
arde el amor y la luz
arde el cielo amor

sangra
sangra el cielo y la luz
sangra mi espíritu
arde el amor y la luz
arde el cielo amor

arde
arde el cielo y el dolor
arde mi espíritu
arde el amor y la luz
arde el cielo amor

sangra
sangra el cielo, el dolor
sangra mi espíritu
arde y se quema la luz
arde el cielo amor

trozos del cielo en ardor
trozos del cielo en ardor
se esta quemando el cielo ya