de regreso a casa

Sonaba “Príncipes del Universo” a 80 kilómetros por hora en el verde Peugeot 404 cuando regresabamos de nuestras vacaciones marplatenses, que se habían extendido dos días más de lo planificado.
Febrero 2 de 1993, un año para el olvido.
Cuando ordeno me siento más puro, o más liviano.
Uno se deshace de una mochila de cosas que no usa, no mira, no lee, ni siquiera uno mismo sabe que las tiene. Y ahí me pregunto qué derecho tengo a seguir conservándolas, cuando ni siquiera lo tengo presente.
Así fue que encontré este dibujo.
Eran épocas en que quería dibujar, pero no tenía la paciencia como para hacerlo. Si era un excelente copiador (como calcar, abajo de la hoja de papel lo que quería dibujar, y contorneaba lo que se llegaba a ver). También las dos hojas superpuestas, arriba de la ventana del living, con la luz de la calle, y se veía mejor (también he hecho eso con los mapas de Campillo).
Bueno la verdad que hoy en día tampoco tengo la paciencia para dibujar, “no me sale”. Así que eso también habrá influido en el hecho de no seguir estudiando la carrera de mi hermano.
Si uno es fan de algo, seguro queda plasmado en algún lugar. Hojas de papel, tapas de cuaderno, alguna mochila, autoadhesivas, grabaciones, ropa, donde sea. Algún rastro siempre hay de algo por lo cual nos denominamos “fanáticos”. Aunque también creo que el fanatismo es, en la mayoría de las ocasiones, algo pasajero. Uno después puede recordar “te acordas cuando iba a todos los recitales de…”.
No es el caso. Ojalá hubiera podido ir a verlos alguna vez. Pero si, quedaron plasmados en esta cartulina que en ese momento quise que hoy pueda tenerla. Le puse “contact”, para que no se deteriore, no se despinte, nada le caiga arriba. Que loco, pensar que al hacer las cosas duraderas uno pareciera que de alguna manera las quiere poder encontrarlas en otro momento de la vida, y por ejemplo, escribir estos párrafos.
Bueno sí, fanático de Queen. Hoy no. O al menos no concientemente. Es difícil reproducir lo que sentía cuando escuchaba los temas de Queen, cuando aún no conocía toda su discografía. Quizás hoy no pondría a todo volumen “need your loving tonight” cuando en épocas de secundaria sí lo había hecho.
La copia es del libro del álbum “A kind of magic”, el que sonaba de regreso de mardel, con los parlantitos sony en la luneta del coche (se nos complicaba escuchar por el ruido del motor y del viento que entraba por las ventanillas). Recuerdo que la hice sentado en la mesa redonda del living, y no tarde mucho en copiarlos. Les agregué el nombre a cada integrante de la banda y los instrumentos que tocaban.
No recuerdo por qué se me ocurrió hacerlo, seguramente me contacté en ese momento con algún deseo de ser dibujante.
Gracias Diego del 93 por enviarme este recuerdo.

Queen - Una Especie de Magia by DMC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: