Viaje Misional a la Frontera (18º)

Era el año 1996. Nuestro colegio organizaba año tras año la misión a las fronteras. De hecho hoy en día lo sigue haciendo. Por aquel entonces bajo el nombre de “Instituto San José de Flores Hermanos de La Salle”.

Hoy el espíritu lasallano sigue presente en nuestra escuela, a pesar de no pertenecer más (entiendo) a dicha misión.

Todos los años, los chicos de cuarto año de la secundaria, son los encargados de llevar todo tipo de donaciones a las escuelitas que nuestro colegio apadrina (o ex para mí, dado que egresé hace casi doce años del La Salle Flores). En su momento, eran alrededor de 10 escuelitas muy humildes a las cuales llevamos todo tipo de ayuda, inclusive participamos dando charlas y pequeñas clases a los chicos durante nuestra estadía allá.

Esta fue nuestra insignia, hecha en Corel Draw, recuerdo que siempre debía contener al origen y destino del viaje en su diseño, las dos banderas (argentina y papal), y obviamente el nombre del viaje. Tongas me ayudó a terminar de diseñarla en la computadora.

Calco 18º Viaje Misional a la Frontera

Calco 18º Viaje Misional a la Frontera

El esfuerzo de toda la escuela es el que llevan en representación los alumnos de cuarto año, y es el año previo al viaje de egresados. Muchos de los que volvimos, dijimos que preferíamos tener otro viaje misional en lugar de un viaje de egresados en quinto año. Fue tal el impacto a nuestros 16 / 17 años de vivir esa experiencia, que nos marcó para toda la vida. Y cuando digo marcar, no hablo de dolor, hablo de enseñanza. La pobreza la tenemos en todos lados, ni bien salimos de nuestro hogar podemos encontrar pobreza lamentablemente. Pero lo que vivimos y compartimos en Jujuy, en los “bordes” de nuestro país no sólo fue ver lo humildemente que sobreviven otros argentinos, sino ver también la dignidad que tienen. Maestros que caminan kilómetros por las mañanas frías entre cerros, para poder llegar a una escuelita y darle clases a nenes que sólo los tienen a ellos.

Me pregunto porqué me remonto doce años en el tiempo, y les cuento esto. La verdad que todos los que hemos tenido la oportunidad de hacer este viaje, lo tenemos como un recuerdo y una enseñanza para nuestra vida. ¿Y quien de nosotros no querría volver? Nadie. Luego, antes de seguir cuestionando el porqué de contar algo de este viaje, pensé que si lo estaba haciendo (escribiendo) es porque sentía y tenía ganas de contarlo. De que alguno de mis compañeros de viaje que no veo desde que dejamos la secundaria, algún día de con este blog, y pueda también recordar esos momentos. Y dejar aún más comentarios del viaje. Quien sabe.

Van las primeras fotos (y las pocas que tengo en formato digital por ahora). Abrazos.

Cerro Siete Colores en Pumamarca

Cerro Siete Colores en Pumamarca

En Humahuaca, con Mauro

En Humahuaca, con Mauro

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: