Archive for the ‘Pensamientos y demás…’ Category

Año Nuevo o Día Nuevo (anónimo?)

enero 5, 2010

Quizás dé lo mismo si se trata de un año nuevo…
o de un nuevo grupo de pertenencia,
de un nuevo lugar donde vivir,
de un nuevo amigo,
o de una nueva pareja.
Nada puede ser realmente nuevo si uno lo vive desde viejas actitudes.
Por eso deseemos intensamente
que no se nos vaya nuestro tiempo de vida en asuntos que realmente no valgan la pena.
Nadie vino a este mundo
a encerrarse en un lugar seguro
a lograr la aprobación de los demás,
a “matar el tiempo”.

El tiempo es algo precioso:
un recurso no renovable.
Que miremos hacia atrás sólo para cerrar los asuntos pendientes.
Es el único modo en que el pasado puede realmente pasar:
decir lo largamente callado,
hacerse cargo de los errores,
pedir disculpas,
y reconocer lo recibido,
dar las gracias,
comprender lo no comprendido,
dejar ir lo que ya no es…

Cerrar lo inconcluso es comenzar a hacer espacio para lo Nuevo.
Que sepamos pedir ayuda cuando la necesitemos para volver a pararnos sobre nuestros propios pies.
Dejarse ayudar es un buen antídoto para la omnipotencia o la necedad.
Que sepamos ayudar a quien lo necesite…
sin perdernos en el otro,
sin invadir ni manipular,
sin generar dependencia,
sin forcejear para que nadie cambie lo que no está dispuesto a cambiar.
Ayudar requiere el ejercicio de una solidaridad inteligente, consciente de sus trampas y de sus límites.
Que permanezcamos abiertos a encontrar verdaderos compañeros de Camino, afines a nuestra más íntima Esencia.
Como decía Vinicius:“La Vida es el arte del encuentro”.
No nos escondamos de la Vida. Vivir Vivo es poco frecuente entre los humanos.
Lo logran quienes trabajan para abrir su sensibilidad y su conciencia.

Que seamos parte de aquellos que, más que un “Año Nuevo”, celebran cada día un Día Nuevo, intensamente Vivos.

La Sociedad de la Nieve

agosto 28, 2009

Algunos fragmentos de este excelente libro…

Es fácil no creer desde el llano: es imposible no creer cuando estás a solas con la montaña.

Me di cuenta que lo que no se dice provoca dolor, y que hablar, cura.

La enseñanza que he recogido es que no hay nada mejor y de que dé más tranquilidad de espíritu que brindarse al otro, éste es el principal aprendizaje que he recibido y con él me siento en paz.

Durante mucho tiempo no pude pensar en todo ese proceso que tuvimos que hacer en la montaña, pasar de ser seres normales a convertirnos en hombres primitivos.

Vivir no alcanza, soñar es lo que importa.

En esa capacidad de adaptación, la mente jugó un papel definitivo, la mente del que se quiere salvar lo salva, pero la mente del que se entrega y dice “yo de acá no salgo y me muero”, se muere en una semana.

Aprendí en ese momento que uno es dueño del instante en que quiere terminar: yo podría haber elegido morirme y me hubiera ido en ese tránsito sereno, no necesitaba más que dejarme llevar, pero me brotó esa conexión con la vida y con mi madre.

Y descubro que los años pasan pero las sensaciones profundas se mantienen indelebles.

Cuando vives en la ausencia total de elementos materiales, les permites espacio a otras sensaciones, a nuevos sentidos, que es lo que quiero rescatar cuando vengo a la montaña, porque sé que al regresar a la civilización en parte volveré a perderlo.

La gloria existe, aunque sea breve y por espasmos.

Fue su forma de derrotar la tragedia que estábamos viviendo: no vivir en función de ella sino plantear sus propios objetivos y cumplirlos, hasta el último respiro.

Lo primero que aprendimos en la montaña es a decir la verdad.

¿Por qué mueren unos y otros sobreviven? La mayoría de las personas que caen del vigésimo piso mueren en el piso diecinueve. Faltan dieciocho para estrellarse contra el piso y ya se murieron de susto.

Lo único que nosotros tenemos para decir es que cada uno puede lograr lo mismo que nosotros si se propone remontar la cuesta y salir de su cordillera.

La necesidad forma a una persona para siempre.

Cuando bajé de la cordillera, el dolor lo dejé arriba, en la nieve, para que se congele.

Percibí que la pulsión por vivir 24 horas más trasciende edades y culturas y está presente en todos los seres humanos, en un campo de concentración o perdidos en una montaña. En una situación límite surge un impulso que te catapulta, siempre, para hacer otro esfuerzo más allá de tu límite.

Lo que me hizo entender que el placer y el dolor son relativos y subjetivos, que no hay un dolorímetro ni un angustiómetro para medir el sufrimiento.

Comencé a constatar, a un grado que jamás imaginaba, que el ser humano puede adaptarse a todo, si lo hace poco a poco, día a día, y fundamentalmente, creo yo, si nunca conoce el final.

Dejamos todo lo material y nos aproximamos a nuestra esencia, enriquecimos el espíritu, y nuestros talentos de seres pensantes funcionaron al máximo. Un grupo de moribundos semicongelados y famélicos, que ignoraba por completo dónde estaba, abrazándose para no morir de frío, sin ningún otro elemento más que afectos e inteligencia, encontró la salida, la espiritual y la física.

Si (Rudyard Kipling)

julio 8, 2009

Si puedes conservar tu cabeza, cuando a tu alrededor
todos la pierden y te cubren de reproches;
Si puedes tener fe en ti mismo, cuando duden de ti
los demás hombres y ser igualmente indulgente para su duda;
Si puedes esperar, y no sentirte cansado con la espera;
Si puedes, siendo blanco de falsedades, no caer en la mentira,
Y si eres odiado, no devolver el odio; sin que te creas,
por eso, ni demasiado bueno, ni demasiado cuerdo;
Si puedes soñar sin que los sueños, imperiosamente te dominen;
Si puedes pensar, sin que los pensamientos sean tu objeto único;
Si puedes encararte con el triunfo y el desastre, y tratar
de la misma manera a esos dos impostores;
Si puedes aguantar que a la verdad por ti expuesta
la veas retorcida por los pícaros,
para convertirla en lazo de los tontos,
O contemplar que las cosas a que diste tu vida se han deshecho,
y agacharte y construirlas de nuevo,
aunque sea con gastados instrumentos!
Si eres capaz de juntar, en un solo haz, todos tus triunfos
y arriesgarlos, a cara o cruz, en una sola vuelta
Y si perdieras, empezar otra vez como cuando empezaste
Y nunca mas exhalar una palabra sobre la perdida sufrida!
Si puedes obligar a tu corazón, a tus fibras y a tus nervios,
a que te obedezcan aun después de haber desfallecido
Y que así se mantengan, hasta que en ti no haya otra cosa
que la voluntad gritando: “persistid, es la orden!!”
Si puedes hablar con multitudes y conservar tu virtud,
o alternar con reyes y no perder tus comunes rasgos;
Si nadie, ni enemigos, ni amantes amigos,
pueden causarte daño;
Si todos los hombres pueden contar contigo,
pero ninguno demasiado;
Si eres capaz de llenar el inexorable minuto,
con el valor de los sesenta segundos de la distancia final;

Tuya será la tierra y cuanto ella contenga
Y -lo que vale más- serás un hombre! hijo mío!

Rudyard Kipling

(anonimo?)

enero 1, 2009

APROVECHO EL DIA DE HOY PARA HACER UN BALANCE DE MI VIDA.
REFLEXIONO SOBRE MIS ERRORES Y RECUERDO NUEVAMENTE MIS ACIERTOS, PERDONANDO MIS FRACASOS Y ME ENORGULLESE LAS VICTORIAS QUE HE LOGRADO.
Y COMPRENDO QUE LOS ERRORES, ACIERTOS Y VICTORIAS FORMAN PARTE DE MI HISTORIA , DE MI VIDA…
Y POR ESTÁ RAZÓN LO VALORO POR IGUAL…
SIN ELLOS NO SERIA QUIEN SOY HOY

Decálogo de la Serenidad (JUAN XXIII)

diciembre 28, 2008

I. Sólo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida todo de una vez.
II. Sólo por hoy tendré el máximo cuidado de mi aspecto: cortés en mis maneras, no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar o disciplinar a nadie, sino a mí mismo.
III. Solo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino en este también.
IV. Sólo por hoy me adaptaré a las circunstancias, sin pretender que las circunstancias se adapten a mis deseos.
V. Sólo por hoy dedicaré diez minutos de mi tiempo a una buena lectura, recordando que como el alimento es necesario para la vida del cuerpo, así la buena lectura es necesaria para la vida del alma.
VI. Sólo por hoy haré una buena acción y no lo diré a nadie.
VII. Sólo por hoy haré por lo menos una cosa que no deseo hacer; y si me sintiera ofendido en mis sentimientos, procuraré que nadie se entere.
VIII. Sólo por hoy me haré un programa detallado. Quizá no lo cumpliré cabalmente, pero lo redactaré. Y me guardaré de dos calamidades: la prisa y la indecisión.
IX. Sólo por hoy creeré firmemente – aunque las circunstancias demuestren lo contrario – que la buena providencia de Dios se ocupa de mí como si nadie existiera en el mundo.
X. Sólo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedo de gozar de lo que es bello y de creer en la bondad

Algo para compartir (anónimo?)

diciembre 7, 2008

¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?
Que uno solo tiene que buscarlo y dárselo..
Que nadie establece normas salvo la vida.
Que la vida sin ciertas normas pierde forma.
Que la forma no se pierde con abrirnos.
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente.
Que no esta prohibido amar.
Que también se puede odiar.
Que el odio y el amor son afectos.
Que la agresión porque si hiere mucho.
Que las heridas se cierran.
Que las puertas no deben cerrarse.
Que la mayor puerta es el afecto.
Que los afectos nos definen.
Que definirse no es remar contra la corriente.
Que no cuanto más fuerte se hace el trazo más se dibuja.
Que buscar un equilibrio no implica ser tibio.
Que negar palabras implica abrir distancias.
Que encontrarse es muy hermoso.
Que el sexo forma parte de la vida.
Que la vida parte del sexo…
Que el ¿por qué? de los niños tienen un por que.
Que querer saber de alguien no es solo curiosidad.
Que el querer saber todo de todos es curiosidad malsana.
Que nunca esta demás agradecer.
Que la autodeterminación no es querer hacer las cosas solo.
Que nadie quiere estar solo.
Que para no estar solo hay que dar.
Que para dar debemos recibir antes.
Que para que nos den también hay que saber como pedir.
Que saber pedir no es regalarse.
Que regalarse es en definitiva no quererse.
Que para que nos quieran debemos demostrar que somos.
Que para que alguien sea hay que ayudarlo.
Que adular no es ayudar.
Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara.
Que las cosas cara a cara son honestas.
Que nadie es honesto porque no robe.
Que el que roba no es ladrón por placer.
Que cuando no hay placer en las cosas no se esta viviendo.
Que para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte.
Que se puede estar muerto en vida.
Que se siente con el cuerpo y la mente.
Que con los oídos se escucha.
Que cuesta ser sensible y no herirse.
Que herirse no es desangrarse.
Que para no ser heridos levantamos muros.
Que quien siembre muros no recoge nada.
Que casi todos somos albañiles de muros.
Que sería mejor construir puentes.
Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve.
Que volver no implica retroceder.
Que retroceder también puede ser avanzar.
Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol.
Como hacerte saber que nadie establece normas salvo la vida.

Soltar el control

noviembre 19, 2008

Necesito escribir, necesito escribir! Es como cuando estudiaba, necesito escribirlo para que me quede grabado. Pero no se bien que escribir, habría que darle vueltas al asunto, unas cuantas vueltas más para empezar a darle entidad y quitarle identidad. Pero no tengo claro por donde empezar. Estuvo tanto tiempo a mi lado, que hasta llega a hacerme sentir triste el hecho de pensar, si quiera, no contar todo el tiempo con él.
Bueno, pero lo entenderá. Supongo que lo entenderá.
No me hago la imagen de un improvisado total, de hecho nos educaron, en gran parte, para no serlo.
Pero eso no aplica a todos los aspectos de la vida. No daría buenos resultados ser un improvisado en por ejemplo, dar una presentación a un conjunto de personas que vienen a escucharnos; ciertos recaudos habría que tomar, al menos para que la audiencia tenga un vaso de agua, y todos puedan ver y escuchar cómodamente nuestro discurso, seminario, lo que sea.
Pero hay otras cosas en las que si uno no improvisara, llegaría siempre al mismo lugar. Quizás en lugar de improvisar, debería utilizar la palabra innovar. O quizás hasta ni siquiera es innovar, es dejar que el otro nos sorprenda. Eso! Eureka! Quizás sea por un momento dejar de pensar, y que otro tome las riendas aunque sea por un momento, o por el tiempo que sea.
Por lo pronto, es bueno empezar por lo que uno tiene cerca. Y lo más a mano que tengo, es mi teclado. Me deshago de ellas dos, no son imprescindibles para seguir comunicándome (tengo todo el abecedario disponible). Eso sí, quizás las extrañe…

Soltar el Control

Soltar el Control

No te detengas… (Madre Teresa de Calcuta)

noviembre 16, 2008
Nunca te detengas

Nunca te detengas

La piel se arruga,
el pelo se vuelve blanco,
los días se convierten en años.
Pero lo importante no cambia.
Tu fuerza y tu convicción
no tienen edad.
Detrás de cada línea de llegada,
hay una partida.
Detrás de cada logro,
hay otro desafío.
Mientras estés vivo, siéntete vivo.
Si extrañas lo que hacías,
vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos amarillas.
Sigue, aunque todos esperen
que abandones.
No dejes que se oxide
el hierro que hay en ti.
Haz que en vez de lástima
te tengan respeto.
Cuando por los años
no puedas correr, trota.
Cuando no puedas trotar, camina.
Cuando no puedas caminar,
usa bastón.
Pero nunca te detengas!

Mensajes (anónimo)

noviembre 5, 2008

El día más bello? Hoy
La cosa más fácil? equivocarse
El mayor obstáculo? el miedo
El mayor error? el abandono
La distracción más bella? el trabajo
La peor derrota? el desánimo
Los mejores profesores? los niños
La primera necesidad? comunicarse
Lo que más te debe hacer feliz? serle útil a los demás
El mayor misterio? la muerte
El peor defecto? el mal humor
La persona más peligrosa? la mentirosa
El peor sentimiento? el rencor
El mejor regalo? el perdón
Lo más imprescindible? el hogar
La ruta más rápida? el camino cierto
La sensación más agradable? la paz interior
Una protección efectiva? la sonrisa
El mejor remedio? el optimismo
La fuerza más potente del mundo? la Fe
Las personas más necesarias? los padres
La más bella de todas las cosas? el amor

La inteligencia sin amor, te hace perverso.
La justicia sin amor, te hace implacable.
La diplomacia sin amor, te hace hipócrita.
El exito sin amor, te hace arrogante.
La riqueza sin amor, te hace avaro.
La docilidad sin amor te hace servil.
La pobreza sin amor, te hace orgulloso.
La belleza sin amor, te hace ridículo.
La autoridad sin amor, te hace tirano.
El trabajo sin amor, te hace esclavo.
La simplicidad sin amor, te quita valor.
La oración sin amor, te hace introvertido.
La ley sin amor, te esclaviza.
La politica sin amor, te hace egoista.
La fe sin amor te deja fanático.
La cruz sin amor se convierte en tortura.
La vida sin amor no tiene sentido.

¡Avanti!, ¡Piu Avanti! (Almafuerte)

octubre 30, 2008

¡Avanti!

Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas:
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.
Con el hambre genial con que las plantas
asimilan el humus avarientas,
deglutiendo el rencor de las afrentas
se formaron los santos y las santas.
Obsesión casi asnal, para ser fuerte,
nada más necesita la criatura,
y en cualquier infeliz se me figura
que se mellan los garfios de la suerte…
¡Todos los incurables tienen cura
cinco segundos antes de su muerte!

¡Piu Avanti!

No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.
Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde estupidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.
Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua y no la implora…
Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!